Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

esenfrdeitptru

Arte

La mezquita Jamia de Srinagar (Majeed Asmi)

LA MEZQUITA JAMIA DE SRINAGAR

Majeed Asmi

 

 

Cachemira tiene una historia muy impresionante de estilos y diseños arquitectónicos. Una de las construcciones más destacadas de la arquitectura tradicional de madera en el estilo cachemir es la mezquita Jamia de Srinagar. Esta mezquita se halla en Nowhatta en el centro de la ciudad de Srinagar a justamente cinco kilómetros de Lal Chowk.

Estudiantes de la historia y arqueología de Cachemira han venido de todas partes del globo para visitar esta gran mezquita por su belleza arquitectónica. La zona alrededor de la mezquita, conocida como Sikanderpur, fue la capital del sultán Sikander en el siglo XIV.

El concepto original de la Jamia Masjid se atribuye a una personalidad respetada de entonces, Mir Muhammad Hamdani, hijo de un erudito y predicador musulmán famoso, Mir Syed Aji Hamdani de Hamadaan, en Irán. Se dice que el sultán Sikander colocó la piedra base en 1392. Syed Sadur-Din Khura-Sani, un arquitecto distinguido de aquel entonces, famoso por su inmensa experiencia, habilidad y piedad, dirigió la construcción de la mezquita. Solo se usaron materiales de construcción que se conseguían fácilmente en la zona, tales como piedra, madera y ladrillo cocido.

Un gran incendio redujo la Jamia Masjid a cenizas en el año 1479. Poco después de ocurrido esto, el monarca de entonces, el sultán Hassan Shah, comenzó las obras de reconstrucción con gran celo. Desgraciadamente, el rey murió antes de completar la tarea. Sin embargo, la construcción la acabó con éxito en 1503 Ibrahim Magre, el comandante en jefe del ejército de Cachemira durante el reinado de Muhammad Shah y Fateh Shah. En tiempos del reinado de Jahangir (1620) otro gran incendio en Srinagar destruyó muchos edificios, entre ellos la Jamia Masjid. El emperador que, según se dice, se encontraba en Cachemira en ese momento, ordenó inmediatamente la reconstrucción de la mezquita, que se terminó en un periodo de diecisiete años. Una inscripción en la entrada sur —fue erigida aproximadamente en ese tiempo— cuenta la historia de esta mezquita hasta esa fecha.

En 1674, la mezquita quedó destruida por tercera vez en otro incendio. Se dice que cuando el emperador Aurangzeb se enteró del accidente, lo primero que preguntó fue si los chinan (árboles) de alrededor de la mezquita se habían salvado. Se cuenta que Aurangzeb dijo: «La mezquita se puede volver a construirse en poco tiempo, pero un chinar crecido no se puede reemplazar en un breve lapso». Insistió en que todos los albañiles de la ciudad trabajaran para reconstruir la mezquita y la tuvo finalizada en el breve plazo de tres años. Incluso en su restauración, los mogoles siguieron estrictamente el plan original de la mezquita del sultán Sikander. Aurangzeb gastó una suma importante de dinero en el dorado y en otros adornos de la gran mezquita.

Desde los tiempos de Aurangzeb hasta 1914, la historia estructural de la mezquita fue una historia de decadencia constante. En la primera parte del reinado sikh en Cachemira, la mezquita estuvo cerrada y sus puertas se mantuvieron precintadas durante veinte años. Al cabo de un período de veintiún años, el Sheikh Ghulam Mohi-ud-Din, gobernador durante el reinado sikh, la volvió a abrir, gastando una suma importante en su reparación.

Durante el reinado de los Dogra, se intentó en varias ocasiones restaurar la mezquita adecuadamente. Sin embargo, a partir de 1913, los musulmanes de Cachemira, con la substancial ayuda económica de los gobernantes Dogra, emprendieron la tarea de mantener y reparar la mezquita.

La Enciclopedia de Cachemira dice que en 1912 los musulmanes de Cachemira decidieron mandar sus enviados en busca de ayuda financiera para la reconstrucción de la Jamia Masjid. El Nawab de Bhopal envió a su propio arquitecto, Khan Bahadur Syed Zaffar Hussain, para ayudar en la reconstrucción. En 1915, el entonces Director de Arqueología, Sir John Marshal, también fue invitado para inspeccionar su reconstrucción. De esta manera, esta incomparable y maravillosa obra de arquitectura quedó reconstruida.

¡Tan gran mezquita se diseñó para reunir a 33.333 fieles, con la finalidad de asegurarse de que el nombre de Alá, el Grande, se pronunciara al menos cien mil veces!

La mezquita se extiende en un área de 146.304 pies cuadrados. Las paredes están hechas de ladrillo cocido. El patio interior mide 375 pies por 370 pies, con un aljibe de agua y una fuente en el centro. Es una de las mezquitas más espléndidas del mundo por su grandeza, tamaño y excelencia arquitectónica. El techo está sostenido en 378 altas columnas altas de madera de deodar. Tiene cuatro alminares; uno en el centro de cada uno de los cuatro bloques, desde donde se puede tener una vista a vuelo de pájaro de toda la ciudad de Srinagar.

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituo de Indología. Todos los derechos reservados.