Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

esenfrdeitptru

Arte

Devdas: el personaje más perdurable del cine indio (B. M. Malhotra)

 DEVDAS: EL PERSONAJE MÁS PERDURABLE DEL CINE INDIO

B.M. Malhotra

 

 

Sarat Chandra Chatterjee publicó en 1917 su primera célebre novela en lengua bengalí, Devdas. En resumen, la historia trata de dos amigos de la niñez, Devdas, hijo de un terrateniente de la casta alta y Parvati, la hija de su vecino que es pobre y de casta baja y que no se pueden casar debido a su casta y al abismo de categoría. Mientras que a Devdas lo envían a Kolkata, a Parvati la casan con un viudo rico y mayor. En Kolkata, el deprimido Devdas se convierte en alcohólico y Chandramukhi, una cortesana que se enamora de él, abandona su profesión y se inclina por la tendencia espiritual. Ni Parvati ni Chandramukhi consiguen que Devdas abandone el alcohol. Al final, Devdas se va al pueblo de Parvati a morir frente a su casa conyugal.

Tanto la novela como su héroe epónimo introvertido, trágico y romántico, están siendo, una vez más, centro de atención por el estreno de la gran obra de Sanjay Leela Bhansali, con el mismo título, que presenta la versión cinematográfica última del libro. Esta película que es la más costosa que jamás se haya hecho en la India (con un presupuesto de 500 millones de rupias) introduce dos innovaciones: enviar a Devdas a Londres, en lugar de hacerlo a Kolkata y el hacer bailar juntas a Parvati y a la arrepentida Chandramukhi en una celebración del festival de Durga Puja. La película que ha sido alabada, entre otras cosas, por sus platos lujosos, su decorado vistoso, su caro vestuario y sus bailes ostentosos, está llenando las salas.

La de Bhansali es quizás la décima película realizada en décadas en varias lenguas de la India y la tercera en el cine de interés general en lengua hindi. La primera película Devdas de Naresh Mitra, realizada en 1928 fue muda, con Phani Burman en el papel principal. Después, en 1935, los New Theatres de B.N. Sircar en Kolkata, produjeron, simultáneamente una versión cada uno en bengalí y en hindi, las dos dirigidas por P.C. Barua, un intelectual que había sido especialmente formado en el arte cinemátográfico en Francia. En la versión bengalí, Barua interpretó el papel principal de Devdas con Jamuna (con la que se casaría más tarde) y Dilip Kumar con Motilal y Suchitra Sen en la versión de 1955.

A diferencia de la versión bengalí, el Devdas en hindi consiguió un alcance más amplio y fue un reclamo en la mayor parte de la India no dividida todavía. El Saigal de voz dorada que ya había conseguido éxitos como cantante estrella en Chandidas (1934), se convirtió en la primera gran estrella del cine de la India, después de la popularidad sin precedentes del Devdas en hindi. También se había ganado una acogida entusiasta como cantante consumado de ghazals (poemas románticos y filosóficos) y de bhajans (canciones piadosas). En el Devdas en hindi, no sólo no actúo convincentemente, sino que también interpretó de modo conmovedor dos canciones escritas por Kidar Sharma y con arreglos musicales de Timir Baran. Estas dos canciones —el número romántico «Baalamaaye baso more man mein» (¡Oh, amada, ven a morar en mi corazón!) y la elegía saturada de patetismo «Dukh ke ab din beetat naahin» (Estos días de pena no pasan) llegaron a ser enormemente populares.

Multitud de espectadores de cine y admiradores y amantes de la música de Saigal le demostraron una adulación sin precedente y fueron a ver a las salas Devdas una y otra vez. La película creó tres leyendas: Barua, Saigal y Devdas, el personaje principal. Mientras que tanto Barua como Saigal se convirtieron en figuras de culto, el héroe de las películas surgió como punto de referencia, inspirando triángulos de amor y de amor no correspondido. Con tantas películas y ediciones de la novela, tanto en el original como en traducciones, Devdas se ha convertido en el personaje del cine de la India que más perdura.

En 1936, los New Theatres produjeron una versión en lengua tamil de la película, dirigida por P.V. Rao. Saigal también cantó dos canciones en lengua tamil en aquella película. Más tarde, se hicieron más versiones en tamil y en telegu de la película en el sur. Sin embargo, la película que consiguió una atención especial fue Devdas, realizada en hindi por Bimal Roy en 1955 con Dilip Kumar en el papel principal, acompañado de Suchitra Sen y Vyjayanthimala como Parvati y Chandramukhi. A Roy, el estupendo cámara que había fotografiado el Devdas de Saigal, lo había influido en gran medida Barua, quien había observado con atención los matices de la producción de películas empleados por él. También había sido testigo de las aportaciones de Sarat Chandra que también había estado asociado con las películas de Barua.

Dos décadas después de la película de Saigal, Bimal Roy presentó su película a toda una nueva generación que ni había visto la película anterior ni había leído la novela. Utilizó tecnología mejorada y que interpretó acertadamente Dilip Kumar, quien, con sus papeles de amante perdedor en Mela (1948), Andaz (1949) Babul (1950), Hulchul (1951) y Deedar (1951) se había convertido ya en un gran actor. Dilip hizo todo lo que pudo para hacer justicia al papel trágico introvertido, tanto, que los psiquiatras le aconsejaran que cambiara la interpretación trágica por la ligera de la comedia, lo que hizo cuando trabajó en comedias como Azad (1955) y Kohinoor (1960).

Sin embargo, la película, a pesar de la interpretación de referencia de Dilip no tuvo éxito comercial. La generación de los mayores, como los padres de Amitabh Bachchan, consideraban la película de 1935 superior a la versión de Roy por el atractivo emocional intenso de la película anterior, pero la nueva generación, representada por Amitabh se inclinaba por la película posterior. Roy había evocado la nostalgia de los que iban a ver cine, por lo que dedicó su película sumisamente a Barua y a Saigal. No obstante, la nueva película no poseía ni la pasión creativa de Barua ni su personal visión. Por otra parte, el sistema feudal estaba ya fuera del alcance por el enorme cambio que había experimentado el medio.

La mayoría de los autores y críticos literarios coinciden en que la tragedia es una forma de arte que está por encima de la comedia. Mientras que la comedia sólo nos divierte superficialmente, la tragedia, no sólo estimula nuestras mentes, sino que también llega a lo más hondo de nuestro corazón y nos hace profundamente sensibles. Lo que Aristóteles postuló hace mucho tiempo es válido incluso para nuestros días. Según él, la contemplación indirecta de una tragedia causa una catarsis o purga de emociones en los espectadores —de pena y miedo— volviendo a ser de nuevo dueños de sí mismos y sosegados. Este gran filósofo griego también creía que el personaje trágico sufre de hamartia, un miedo oculto o corriente fatal en su carácter.

La trayectoria del verdadero amor nunca ha sido tranquila y tal amor se consuma raras veces porque lo sufren leyendas román ticas como Laila y Majnu, Shirin y Farhaad, Romeo y Julieta, Heer y Ranjha, Sohani y Mahiwal, Mirza y Sahiban, y Sasi y Punu. La única concesión a las audiencias de la India que están acostumbradas a ver finales felices de películas, es que los enamorados mueren en este mundo creyendo firmemente que se encontrarán de nuevo en el siguiente.

En conclusión, se puede afirmar que las tres versiones en hindi de Devdas, realizadas en 1935, 1955 y 2002, mientras que la primera fue como un antepasado venerado, las versiones segunda y tercera son sus dignas sucesoras aunque moldeadas y presentadas de forma diferente en contextos de épocas que han cambiado radicalmente.




 

INVITAMOS A NUESTROS LECTORES

A PARTICIPAR EN LA DIFUSIÓN DE LA CULTURA INDIA,

PUBLICANDO EN ESTA PÁGINA

Pueden enviar sus escritos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 




 

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituto de Indología. Todos los derechos reservados.