Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

esenfrdeitptru

Filosofía

Brihadâranyaka Upanishad (Anónimo)

BRIHADÂRANYAKA UPANISHAD (Fragmento)

Anónimo

 

 

          Upanishad es una voz sánscrita que significa “sentarse a los pies del maestro”. Son coloquios filosóficos de explicación de los Veda y fuente escrita de la metafísica hindú, así como precursores del budismo y una fuente especialmente fidedigna sobre su momento histórico. Se cuentan hasta ciento ocho. Fueron compuestos principalmente entre el 800 y el 450 a. de C. y cambian radicalmente la orientación védica, pasando del ritual hecho para los dioses exteriores a una forma de espiritualidad que busca al dios interior en cada ser.

          Estos textos sánscritos están elaborados en forma de diálogos entre discípulo y maestro. Domina en ellos la idea panteísta, según la cual universo es divino y en él está el alma universal [Brahman] con que se identifica además el alma individual [âtman]. Son considerados sagrados por los hindúes, ya que son revelación divina.

          El Brihadâranyaka (“La upanishad del gran bosque”) es una de las más antiguas y se remonta al 600 a. de C. Es una de las más importantes por su extensión y la riqueza de sus enseñanzas. Es una obra de recopilación, con diversos textos de diferente procedencia. Nos ha llegado en dos versiones. Se compone de tres secciones, cada una subdividida, y con una lista de los maestros que se transmitieron de unos a otros las enseñanzas. Comienza con disquisiciones acerca del ritual, pasa luego a consideraciones de orden cosmogónico y termina con especulaciones metafísicas o místicas acerca del Brahman y del âtman. Destaca también por la lacónica belleza de su estilo.

 Munikhanda 3, IX, 1-10

 

 *   *   *

 

          A continuación le preguntó Vidagdha Shâkalya:

          – ¿Cuántos dioses hay, Yâjñavalkya?

          Y contestó así Yâjñavalkya, según la invocación:

          – Cuantos se mencionan en la invocación del himno a todos los dioses; a saber, que son trescientos tres y tres mil tres.

          – Sí, Yâjñavalkya, pero, ¿cuántos dioses hay realmente?

          – Treinta y tres.

          – Sí, Yâjñavalkya, pero, ¿cuántos dioses hay realmente?

          – Seis.

          – Sí, Yâjñavalkya, pero, ¿cuántos dioses hay realmente?

          – Dos.

          – Sí, Yâjñavalkya, pero, ¿cuántos dioses hay realmente?

          – Uno y medio.

          – Sí, Yâjñavalkya, pero, ¿cuántos dioses hay realmente?

          – Uno.

          – Bien. ¿Cuáles son esos trescientos tres y tres mil tres?

          – Esas son solamente sus manifestaciones. En realidad únicamente hay treinta y tres dioses.

          – ¿Cuáles son esos treinta y tres dioses?

          – Ocho vasu, once rudra, doce âditya: estos son los treinta y uno. Además, con Indra y Prajâpati, suman treinta y tres.

          – ¿Cuáles son los vasu?

          – Agni [el fuego], Prithvî [la tierra], Vâyu [el viento], Antariksha [el firmamento], Âditya [el sol], Dyaus [el cielo], Chandrama [la luna] y las Nakshatra [las estrellas]. En ellos se basa el mundo.

          – ¿Cuáles son los rudra?

          – Los diez alientos vitales [prâna] que hay en el ser humano, más el âtman, que es el undécimo. Cuando desaparecen, hacen sufrir al cuerpo.

          – ¿Cuáles son los âditya?

          – Son los doce meses del año. Ellos avanzan, llevándose consigo todo lo que hay en el mundo.

          – ¿Quiénes son Indra y Prajâpati?

          – Indra es el trueno; Prajâpati, el sacrificio.

          – ¿Cuáles son los seis dioses?

          – El Fuego, la Tierra, el Viento, el Firmamento, el Sol, el Cielo. Ellos seis son todo este mundo.

          – ¿Cuáles son los tres dioses?

          – Son, en realidad, estos tres mundos, pues en ellos moran todos estos dioses.

          – ¿Cuáles son los dos dioses?

          – Son el alimento y el hálito vital.

          – ¿Cuál es el dios y medio?

          – Este aire que sopla. Se dice que si sopla como uno sólo, ¿cómo puede ser uno y medio? Pero como con él todo el mundo crece y se agranda, por ello se le considera uno y medio.

          – ¿Cuál es el dios uno?

          – Es el hálito vital. Es el Brahman [el Absoluto]. Se le llama Tyat, que significa “eso”.

          – Pues bien, quien en verdad conozca a aquel ser, Purusha [el Hombre Primigienio], meta final de toda alma, cuya morada es la tierra, cuya visión es el fuego, cuya luz es la mente y que es el principio de todo ser, ése es, Yâjñavalkya, el verdadero conocedor.

 

Traducción: Enrique Gallud Jardiel

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituo de Indología. Todos los derechos reservados.