Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

esenfrdeitptru

Geografía

El fuerte de Kalinjar (Anil Mehrotra)

 EL FUERTE DE KALINJAR

Anil Mehrotra

 

 

La cordillera de los Vindhya, en su viaje a través de las tierras centrales de la India se extiende desde Gujarat, en el oeste, hasta Varanasi en el este, recorriendo una distancia de más de 1086 kilómetros. La cordillera montañosa la drenan los afluentes de los sistemas de los ríos Ganga y Yamuna, incluidos los ríos Chambal, Betwa, Tons y Ken, sobre el Valle del río Ganges cerca de Varanasi, creando así la orilla sur de la meseta de Malwa. También se bifurca en la sección norte por la cordillera Kairnur, que se extiende al norte del Río Son en el oeste de Biliar, y a la parte sur, llegando hasta la cordillera de Satpura en la meseta de Amarkantak. La configuración horizontal de piedra arenisca hace que la cordillera tenga una estructura como la de una meseta que marca la frontera entre la India del norte y la peninsular. Así pues, la cordillera controlaba el acceso al norte desde el sur y viceversa debido a su ubicación estratégica, por lo que cualquiera que dominara la cordillera y la zona de los alrededores se encontraba con ventaja. No es de extrañar por ello que el título de Señor de Kalinjar llegara a ser tan codiciado entre los reyes y emperadores que reinaron a través de los siglos en la India central y del norte.

El pueblo de Kalinjar está situado a unos 56 kilómetros al sur de Banda (Uttar Pradesh), en las estribaciones de la cordillera de los Vindhya y su nombre deriva del famoso fuerte. El pueblo, que se encuentra situado y protegido bajo la sombra del Fuerte Kalinjar en medio de un paisaje agrícola, está comunicado por una carretera de macadán de doble dirección que se utiliza en todas las estaciones climáticas que corta el paisaje y que linda con grandes extensiones de plantaciones de arroz y de huertos de mangos. Sin embargo, en la actualidad, el pueblo no es más que una tenue sombra de la cumbre de la gloria que alcanzó durante el curso de la historia cuando el fuerte de Kalinjar era un indiscutible centro de poder.

‘Kalinjar’ es una combinación de dos palabras: ‘kaal’ (tiempo) y ‘jariyata’ (que envejece). El fuerte, construido en lo alto de un borde aislado de la cordillera de los Vindhya (a 374,9 metros), está dedicado al dios Shiva —también conocido como Kaal (el destructor)— que forma la trinidad hindú junto con Brahma (el creador) y Vishnu (el protector). Desde un punto de vista filosófico, hace hincapié en el hecho de que el tiempo es el mayor destructor que existe; de ahí su importancia.

Además de con el dios Shiva, el fuerte está también relacionado mitológicamente con el rey Bharata, nombre del que también derivó el de Bharat, como se conocía a la India. El lugar también se menciona en los Puranas y en el poema épico del Mahabharata, así como en la literatura no brahmánica, como un lugar muy sagrado. Sin embargo, históricamente, el fuerte ha sido ocupado sucesivamente por el rey Udyan de las dinastías Pandu, Kalchurias, Pratiharasy Rashtrakutas. Sin embargo, el amor que tenían los reyes Chandela por el arte convirtió el fuerte en el centro neurálgico de su reina. Los Chandelas también regalaron a la India y al mundo Khajuraho, un tesoro en forma de templos.

Los Chandelas pertenecían al clan de los Rajput de origen Gond, que reinaron en Bundelkhand desde el 950 hasta el 1050. Su reino se extendía desde el río Yamuna en el norte hasta Saugor (Sagar) y desde el río Dhasan en el oeste a la cordillera de los Vindhya en el este. Además de Kalinjar, establecieron sus plazas fuertes en Khajuraho, Mahobay Ajaigarh (actualmente en el estado de Madhya Pradesh). Kalinjar tuvo una importancia política, social, cultural y militar enorme durante el reinado de los Chandelas y se convirtió en la capital durante el reinado de Kalinjaradhipati Dhang.

Aunque se dice que lo construyó el primer rey Chandela en el siglo IX, hay, no obstante, evidencia epigráfica que indica que el rey Yashovarma fue su primer ocupante. Debido a su ubicación estratégica, diferentes invasores atacaron sucesivamente el fuerte. Así, Mohamed de Ghazni atacó el fuerte en el 1019, consiguiendo derrotar a Paramadivek, el último rey Chandela. Por ello, el fuerte se convirtió en la manzana de la discordia entre los soberanos musulmanes e hindúes. El emperador mogol Humayun lanzó un ataque sin éxito contra el fuerte. En 1545, Shershah Suri consiguió capturar parte del fuerte pero lo mataron durante el ataque. El emperador Akbar fue el que consiguió finalmente capturar el fuerte en 1569, regalándoselo a Raja Birbal, una de las «nueve joyas» de su corte. El fuerte fue tomado por el legendario rey Bundela Chatrasal y, más tarde, pasó a manos de Hardev Shah de Panna antes de ser presa de las maquinaciones de los británicos en el 1812.

Cuando se pasa por el pueblo de Kalinjar para ir al fuerte, se pueden divisar los restos de las murallas que rodean el pueblo. Se llegaba al mismo a través de cuatro dvar (puertas) de las que sólo se conservan tres: Kamta Dvar, Panna Dvar y Reva Dvar. Al fuerte se accede por la pendiente del flanco norte y por la carretera del flanco sudeste. La entrada principal al fuerte estaba guardada por siete dvar o darvaza (puertas), a saber: Alamgir Darvaza, Ganesh Dvar, Ghandi Darvaza, Budh Badra Darvaza, Hanuman Dvar, Lal Darvaza y Bada Darvaza. Al llegar a la cresta de la montaña se puede divisar la enorme meseta de aproximadamente un kilómetro de extensión que era el lugar de encuentro donde se reunían los ejércitos. Si se explora más detenidamente el complejo, que fue en su momento un magnífico fuerte, se pueden ver el Raja Rani Mahal, el Chaube Mahal, el Rang Mahal y el palacio de Raja Aman Singh que, en la actualidad, se está convirtiendo en museo donde se expondrán los cientos de reliquias en piedra, frescos, estatuas, esculturas únicas y artefactos encontrados en el emplazamiento.

La fachada de estuco del palacio de Raja Rani es un excepcional ejemplo del trabajo exquisito realizado por los artesanos que da la impresión de estar cincelado en mármol. El palacio del Raja Aman Singh, a orillas del Kot Tirth, un enorme lago construido en el afloramiento rocoso, tiene un enorme patio central que está rodeado de dos filas de arcos de pavos reales, amplios corredores y ofrece una vista panorámica de la cordillera de los Vindhya y de las ruinas dispersas del complejo del fuerte desde la amplia terraza. El palacio Rang, utilizado para el ocio, tiene un tanque de agua en el enorme patio central con una fila de corredores con arcos alrededor. En otra parte del complejo del fuerte se encuentran los lagos Budha Budhi, que tienen fama de curar la lepra, el palacio Chaube y otras estructuras que nos susurran desde su tranquila existencia historias de su pasado.

La estructura más suntuosa es, sin lugar a dudas, la del templo de Nilkanth que se dice tenía siete pisos, de los que sólo se conserva uno. El templo, construido en un amplio saliente rocoso de la cara noroeste de la montaña, con vistas al pueblo de Kalinjar, es un ejemplo glorioso del arte y de la habilidad de la artesanía india. Un tramo de escalera muy ancho ganado al fuerte en la parte de la roca nos lleva hasta este maravilloso ejemplo de soberbia artesanía. A lo largo de la superficie rocosa se ven esculturas, figuras, puertas cinceladas e inscripciones gastadas por el paso del tiempo de los peregrinos que en un tiempo solían atestar este santuario que se menciona en el Mahabharata y en los Puranas, así como en la literatura no brahmánica como un lugar muy sagrado. El templo y el complejo del fuerte están decorados con arcos y puertas, que represen figuras de diferentes facetas de la naturaleza humana y momentos de la vida que van de las eróticas a los divinas y de las mundanas a las sublimes. ¿Fue aquí donde los grandes reyes Chandelas tuvieron la idea de crear los famosos templos de Khajuraho? Es posible.

La entrada al oscuro sancta sanctorum del complejo del templo que se parece a una caverna que es probablemente del siglo IX, donde están las estatuas de Lord Shiva y su consorte Parvati y su hijo Karttikeya, entre otros, se realiza a través de un laberinto circular de pilares tallados primorosamente cuyos capitales tienen tallas de kinnars (ángeles) que sostienen las vigas. Afuera, en un estanque, se levanta la estatua colosal de 18 brazos de Kal Bhairav, maravillosamente excavada en la roca. Adornada hábil mente con una guirnalda de calaveras, esta estatua de más de siete metros de alto que mira al espacio y al mundo que se extiende a sus pies, representa el temible aspecto del dios Shiva. En lo alto del templo está el Svarg Rohan Kund (estanque) con un pilar exquisitamente tallado en la roca que se levanta en un estanque de agua que sobresale poco a poco de las estrías de las rocas. El pilar tiene estatuas impresionantemente talladas del dios Vishnu y de su consorte, la diosa Laxmi. Una placa de piedra grabada en otro pilar indica las fechas, actividades y otros detalles del reinado de los Chandela.

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituo de Indología. Todos los derechos reservados.