Instituto de Indología

Un espacio exclusivo para la difusión de la cultura milenaria de la India

esenfrdeitptru

Literatura

Una mujer de recursos (Susana Ávila)

UNA MUJER DE RECURSOS

(Cuento del Shukasaptati)

Susana Ávila

 

 

En la pequeña ciudad de Devalakhya vivían el rico comerciante Rajasinha y su familia. Había hecho fortuna con su trabajo y tesón, pero también había contribuido a ello la agudeza y la perspicacia de su esposa, Mahalâ. Ella, hermosa y con una irreprochable reputación, era una mujer discreta que sabía mantenerse en su puesto. En aquellos momentos en los que el negocio atravesaba una mala racha, su consejo había ayudado a su marido a desenvolverse con ventaja y a sortear los contratiempos.

Un día, surgió la necesidad de visitar a los padres de Mahalâ que, enfermos y próximos a morir, querían ver por última vez a su hija y sus nietos. Corría aquella estación del año en la que el sol brillaba sobre las cumbres de las montañas, derritiendo los hielos de los caminos; los pasos fronterizos se abrían y las caravanas comenzaban a transitar con sus preciosas mercancías. La vida parecía volver a brotar después del letargo del invierno. Era un momento en el que el comercio de Rajasinha bullía en plena efervescencia y él estaba muy ocupado esperando unas mercancías que habría de despachar tan pronto como llegaran, pues la clave del negocio estaba en realizar la operación inmediatamente. Verse obligado a desatender su trabajo para realizar un viaje, podría trastocar todo el asunto.

– No te preocupes, esposo mío –dijo la mujer–; me iré sola con nuestros hijos y regresaremos tan pronto como nos sea posible.

– Tened cuidado. El camino es largo y está lleno de peligros.

– Así lo haremos.

Cuando los preparativos estuvieron hechos, Mahalâ partió con sus dos hijos. Recorrieron caminos, atravesaron ciudades y llegaron a una espesa selva que debían cruzar para llegar a su destino. Entre la espesura avistaron un tigre que, movido por el hambre, se dirigió hacia ellos.

Los dos muchachos miraron con ojos espantados al feroz animal e instintivamente se aproximaron a su madre en busca de protección. Por un momento cundió la alarma, pero Mahalâ, haciéndose cargo de la situación, les dio una sonora bofetada y les gritó:

– ¿Qué es eso de pelearos por quién se come al tigre? Este, que es el primero, lo repartiremos entre todos y luego, en la selva, ya buscaremos más.

El animal, que iba acelerando el paso conforme se acercaba a sus presas, se detuvo en seco y pensó:

 “¡Caray! ¡Qué mujer más imponente!”

Primero, discretamente, como si se le hubiera olvidado algo, dio media vuelta; y luego huyó aterrorizado para ponerse a salvo. En su huida se encontró con un chacal que le detuvo en su loca carrera.

– ¡Eh! ¡Eh! ¿Dónde vas tan deprisa?

– Amigo chacal –replicó el tigre–, es mejor irse a otras tierras. Acabo de ver a una mujer formidable, una verdadera come-tigres...

– ¡Qué me dices! ¿Un valiente felino como tú tiene miedo de una mujer?

– Que sí, te digo. Estuve cerca de ella y me libré por poco, pues sus hijos tenían hambre y me disputaban para comerme.

– No digas tonterías –replicó el chacal.

– Ven conmigo. Sube sobre mi lomo y te la mostraré.

El chacal se sujetó al lomo del tigre y se dirigieron hacia el camino que atravesaba la selva. Al cabo de un rato descubrieron al grupo y Mahalâ observó de nuevo al tigre, esta vez acompañado del chacal que le utilizaba como montura. Respiró hondo para cobrar fuerzas y gritó:

– ¡Vil chacal! ¿Cómo te atreves a traerme un solo tigre? En otros tiempos acostumbrabas a traerlos de tres en tres. Decididamente te estás haciendo viejo.

Al oír aquellas palabras el tigre erizó todos los pelos de su cuerpo, el corazón se aceleró terriblemente y emprendió la huida a través de la selva. El chacal apenas podía sostenerse sobre su lomo, pues los saltos y tropezones que iba dando su cabalgadura le iban produciendo otras tantas lesiones, además de los desgarros y arañazos que le producían las ramas de los árboles y arbustos. Al cabo de un rato, no pudiendo soportar más aquel traqueteo, recurrió a la astucia y lanzó una sonora carcajada.

– ¿De qué te ríes? –preguntó el tigre– No tiene ninguna gracia.

– Pues es muy gracioso. Hemos engañado bien a esa come-tigres. Aquí estoy a salvo con tu ayuda y ella ha quedado atrás, quién sabe dónde. Yo solo no hubiese podido correr tanto.

Bajándose del lomo del tigre, regresó a su guarida.

Mientras, Mahalâ y sus hijos ya habían salido de la selva y llegaban a salvo a casa de sus padres.

 

El Instituto de Indología no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores en este portal de Internet.

Copyright © 2016 Instituo de Indología. Todos los derechos reservados.